sábado, 20 abril 2019

Antojos Durante el Embarazo

E-mail

 

El cambio en el gusto y la preferencia, por ciertos alimentos puede ser uno de los primeros signos. Es común, el rechazo a ciertos alimentos y bebidas frituras, café, alcohol, y al humo de cigarrillos. A menudo, se describe un sabor metálico en la boca que hace variar el gusto por los alimentos. Se cree, que los antojos se deben al aumento de los niveles hormonales; a veces se experimentan en la segunda mitad del ciclo menstrual por el mismo motivo. No satisfaga antojos con alimentos de alto contenido calórico, cuyo poder nutritivo sea bajo.


embarazadaNo existe ninguna razón, científica que pueda explicar estos famosos "antojos " de la mujer embarazada. Tu organismo se modifica, así como tu gusto y tu olfato. Durante el embarazo, es posible que no soportes ciertos alimentos, que te gustaban en tiempo normal, o que, por el contrario, te apetezcan nuevos sabores. Las hormonas actúan en el cerebro, que es también el regulador del apetito.


Los antojos los tienen entre el 60 y el 90% de las gestantes. No son más que un deseo repentino e irrefrenable por comer un alimento determinado, y en gran medida dependen de los cambios hormonales que se producen durante el embarazo.


En general, deben satisfacerse siempre que se sienta la necesidad. Según, las últimas investigaciones, pueden estar provocados por determinadas variaciones hormonales, carencias alimenticias o necesidades psicológicas.


Alteraciones Hormonales
La placenta, al principio del embarazo, empieza a producir algunas hormonas y el organismo, sufre una serie de procesos de adaptación como lo son las nauseas, la falta de apetito, etc. Estos fenómenos, pueden dar lugar a que ciertos alimentos que hasta ahora te gustaban, te resulten insoportables o que sientas necesidad de tomar alimentos dulces, ácidos o salados.


Carencias Alimenticias
Si el antojo se prolonga en el tiempo, lo más probable es que se trate de una señal del organismo que advierte de una carencia o el inicio de un trastorno fisiológico. Es necesario entonces consultar con tu ginecólogo para encontrar la causa y buscar el remedio. Suele, estar relacionado con la necesidad de cubrir en el organismo un determinado elemento que se encuentra en déficit. Tienes hambre, de lo que tu cuerpo requiere. El paso de nutrientes al feto, depende en gran medida de la disponibilidad de ellos en la circulación materna.

 
Red de Sitios Latinos
 
Latinos