sábado, 16 febrero 2019

Anemia en el Embarazo

E-mail

 

El estado de anemia ya existente no es obstáculo para el embarazo un veinte porciento, de las mujeres pueden estar algo anémicas antes de concebir. La forma, más común de anemia se debe a la pérdida de sangre durante la menstruación, y es una anemia por deficiencia de hierro (cuando el nivel de hemoglobina es inferior a 12,8 g/100 ml de sangre). Antes de concebir sería conveniente consultar al médico, quien podrá corregir fácilmente la anemia por deficiencia de hierro con un tratamiento específico. También, podrá aumentar la ingestión de alimentos ricos en hierro.


embarazadaCon el embarazo, aparecen una serie de cambios en el metabolismo de la mujer que implican un aumento de las necesidades nutricionales, para abastecer satisfactoriamente las demandas del nuevo ser que comienza a gestarse en su vientre. El nuevo territorio sanguíneo provocado, por la placenta ocasiona un aumento progresivo del volumen de sangre circulante a expensas del plasma. Este aumento, comienza alrededor de la décima semana de gestación y se extiende hasta las 30 a 34 semanas, para posteriormente estabilizarse hasta el parto.


Esto va a originar una dilución de la sangre en sus componentes, lo que conllevará a una elevación de los glóbulos rojos, pero igualmente no alcanzará a compensar el aumento del plasma. Para, que dicha elevación se lleve a cabo es imprescindible que el organismo disponga de una cantidad adecuada de hierro para formar la hemoglobina, principal componente de los glóbulos rojos, encargada del transporte del oxígeno hacia los distintos órganos.

 
Red de Sitios Latinos
 
Latinos