Pruebas modernas

Lunes, 1 Septiembre   

La primera prueba “moderna” para el embarazo detecta la inhibición del factor de preñez temprana. El EPF se puede detectar en la sangre en las 48 horas siguientes a la fertilización. Sin embargo, las pruebas del EPF son caras y toman mucho tiempo.

La mayor parte de las pruebas químicas buscan la presencia de la subunidad beta de la gonadotropina coriónica humana  en la sangre o en la orina. El hCG se puede detectar en la orina o la sangre después de la implantación del producto en la matriz, que ocurre de seis a doce días después de la fertilización.

Los métodos cuantitativos pueden detectar niveles de hCG tan pequeños como 1 mIU/mL, mientras que las puebas de orina requieren de 20 a 100 mIU/mL, dependiendo de la marca. Las pruebas cualitativas de sangre generalmente tienen un umbral de 25 mIU/mL, así que tienen menor sensibilidad que algunas pruebas de orina caseras.

Con ultrasonido obstétrico, el saco gestacional puede algunas veces visualizarse tan temprano como a las cuatro y media semanas de gestación  y el “saco de yema”  unas cinco semanas después de la gestación.

El embrión puede ser observado y medido a las 5 semanas y media. El latido del corazón puede ser detectado a las 7 semanas de gestación, y en ocasiones se ha observado desde las 6 semanas.


Tags: ,